martes, 9 de julio de 2013

ESTAMOS EN PLENA FORMA.

Después de este maravilloso fin de semana en La Taberna, hemos podido comprobar que seguimos en plena forma. han sido dos conciertos intensos, diferentes  pero con una cosa en común: la pasión que hemos puesto en cada segundo.

Villa de Don Fadrique no nos sorprendió, sabíamos que era un lugar especial, como tocar en casa, pero mejor, curiosamente. Y respondió con creces a las expectativas creadas. El ambiente fue buenísimo, y regalamos más de dos horas de música en directo, con todo el sentimiento que fuimos capaces de poner en cada canción.

Y qué decir de Cuenca. Viajamos a la capital con la ilusión de saber que pisaríamos un escenario en el que han tocado algunos de nuestros referentes musicales. Era un lujo que nos creaba cierta tensión, sobre todo al lado más adulto de la banda, porque ya conocéis a los pipiolos, no se inmutan por nada. Sin embargo, fue entrar por la puerta de la sala Babylon, y todo su equipo de trabajo se encargó de que nos sintiéramos la parte más importante de la noche. Nos trataron de manera exquisita, con el mayor de los respetos, preocupándose de todos los detalles que tenían que ver con nuestro bienestar, desde que comenzó el trabajo, a las 6 de la tarde, hasta que nos fuimos del local, pasadas las 4 de la mañana. Lo que debería ser normal, desgraciadamente no lo es. Es por eso que estaremos siempre agradecidos y nos vemos en la obligación de reconocer que la gente que trabaja para sacar adelante la sala Babylon,  tiene nuestro cariño y respeto sincero y contará siempre con la  Taberna para ayudarles en su empeño casi utópico de crear un hueco para la música en directo y la creación musical en mitad de esta tormenta de fuego, cenizas y hielo.

Gracias, Babylon, de todo corazón. No olvidaremos el maravilloso día que pasamos en Cuenca con vosotros.

Además, conocimos a una banda emergente, cuya media de edad es de 19 años,  cuatro chicas y un chico que demostraron una madurez en escena poco habitual en grupos tan jóvenes, sorprendiéndonos por su sonido, por la naturalidad con la que trabajaron y por la energía y fuerza de los temas. Felicidades, Five regrets. Espero que tengáis toda la suerte del mundo, la paciencia para seguir camino aguantando cuestas, baches y bajadas en picado, y la fuerza para asumir la idea de que el trabajo ha de ser máximo. Hasta pronto.


Un abrazo tabernero, no demasiado fuerte, pero sí prolongado.

Equipo de trabajo. Sala Babylon, 6 de Julio de 2013.

No hay comentarios: